La Fundación

Rodolfo Puertas Ramos nació en La Roda en 1931. Su gran pasión por Cervantes en general y Don Quijote en particular, lo llevan a interesarse por sus obras, su vida y todo aquello que hiciera referencia a su particular universo quijotesco, llegando a convertirse en una obsesión.

Así, desde su primer Quijote, comprado a la edad de 14 años con su paga, hasta el día de su muerte en 2010, Rodolfo no cejó en su entusiasmo por adquirir cualquier objeto donde apareciera la figura del ingenioso hidalgo.

Un entusiasmo, casi delirio, que nos contagia a través de sus más de 3.000 ejemplares, además de las colecciones de cromos, postales, monedas, etc, dedicados al Quijote.

Logra así una importante colección bibliográfica e iconográfica que, con el fin de mantenerla unida tras su muerte, lo lleva a crear en 2004 la Fundación que lleva el nombre de su hermana y el suyo propio: Fundación Cultural Marciana y Rodolfo Puertas, denominada en la actualidad Fundación Quijote.

En 2005, coincidiendo con el IV Centenario de la edición de la primera parte del Quijote, el Excmo. Ayuntamiento de La Roda cede a la Fundación las instalaciones que hoy albergan esta maravillosa colección, ubicada en el edificio de “El Portazgo”, situado junto a la plaza de toros.

Los proyectos de la Fundación son muchos. Entre ellos, la digitalización de parte del fondo bibliográfico, con el fin de mejorar la disponibilidad a los usuarios que quieran acceder a ellos, ya sea para su disfrute o su consulta, en cualquier parte del mundo y en cualquier horario; además de servir para preservar las obras originales de los efectos de la manipulación física.

Otro de los proyectos es el de servir como plataforma para la difusión del arte local referido a Cervantes y a todo lo que le rodea. Desde la Fundación creemos que es importante aportar vitalidad al arte y a la cultura para que de esta forma se viva de un modo activo.

Y como propósito último y fundamental, la Fundación pretende poner al servicio público la grandiosa colección que ocupó gran parte de la vida de un hombre, Rodolfo, que con su pasión consiguió reunir para nuestro deleite, convirtiendo así a nuestro pueblo, La Roda, en todo un referente cultural.