Iconografía del Quijote

Iconografia general

En 1605 se publica la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. El éxito fue inmediato. En 1615, Miguel de Cervantes culmina su obra cumbre al publicar la segunda parte. En ese momento él es consciente de la importancia de su libro.

Al principio su obra fue considerada divertida, después transcendental y valiosa, y por fin, tras cincuenta años de su publicación, sus capítulos fueron ilustrados por artistas inspirados en la poética del “Caballero de la Triste Figura”. Aparecen así las Ediciones ilustradas.

Con el paso del tiempo, Don Quijote se ha convertido en todo un mito universal y aunque su lectura no es masiva, sí que conocemos diversas cuestiones relativas a la obra. ¿Por qué? En buena medida es debido a los impactos recibidos a través de lo que se puede denominar Iconografía popular del Quijote, a las imágenes que multiplicadas por diversos medios, por muy distintos soportes, llegan a la retina de un gran número de personas.

Gracias a la perseverancia de coleccionistas, instituciones y, en definitiva, enamorados de la cultura en general y del Quijote en particular, como es el caso de esta Fundación y su creador Rodolfo Puertas, tenemos el privilegio de poder admirar las múltiples figuraciones aportadas por artistas de distintas épocas que han ilustrado e interpretado esta gran obra.

 

Ediciones ilustradas                                                        Iconografía popular