Ediciones ilustradas

La Fundación posee, entre su fondo antiguo, ediciones que destacan por su valor artístico, ya sea por la calidad de sus ilustraciones, como por la importancia de sus creadores.

Así, destacamos la primera edición ilustrada del Quijote en España, de 1674, por el pintor Diego de Obregón, en una visión cómico-satírica propia del siglo XVII; o la realizada por la Real Academia en 1780 e impresa por Joaquín Ibarra, cuyas estampas, más clasicistas y académicas conforme al carácter del siglo XVIII, fueron encargadas a los dibujantes y grabadores más prestigiosos del momento, como Antonio Carnicero y José del Castillo.

M tamaño 30encionar también la magnífica edición de Tomás Gorchs de 1859, en la que destacan los grabados realizadas por los más importantes maestros barceloneses (como L. Ferrant, M. Fluixench , R. Martí, L. de Madrazo o C.L. Rivera, entre otros), así como las bellísimas letras capitulares historiadas que inician cada capítulo y que ilustran el episodio que preludian.

IMG_0093Y como no hablar de la figura más sobresaliente del siglo XIX, Gustave Doré y su monumental edición de 1863, que con su cautivadora visión romántica del Quijote se ha convertido en todo un referente de la historia iconográfica de nuestra universal obra.

En el siglo XX la universalidad de la obra de Cervantes sigue atrayendo la atención de numerosos artistas, y es en este siglo cuando se han producido las interpretaciones más rompedoras así como las ediciones más bellas.

Dali-1Ejemplo de ello son las ilustraciones de Dalí (en la edición que La Randon House de Nueva York publica en 1946), Antonio Saura, Antonio Mingote, Enrique Herreros, Jacques Touchet o Justo Jimeno, entre otros.

Mencionar el conocido como “El Quijote de Miciano”, considerada una de las ediciones mejor ilustradas de la obra cervantina del siglo XX.

     También destacar las ediciones especiales realizadas para conmemorar determinados eventos, como el Quijote Samurai (con ilustraciones de María Expósito Santiso y grafismos de Ana Lucio), el Quijote Mestizo (acompañado de los maravillosos grabados realizados por cinco artistas cubanos), Don Quijote con alma búlgara (del gran artista Valentín Kovatchev), la obra de María Teresa León “Cervantes, el soldado que nos enseñó a hablar” (con ilustraciones de José Luis Fariñas), o la interpretación que el ilustrador Raymond Moretti hace de la obra de teatro de Jack Brell, L’Homme de La Mancha, entre otras muchas.

     Mención aparte, destacar la edición que publicó en Madrid la Imprenta Real durante los años 1797 y 1798 con 48 grabados de diferentes artistas, entre los que destaca Antonio Rodríguez, y de la que esta Fundación presenta como primicia una edición del Quijote con las planchas originales de aquella otra, compradas por la Fundación tras ser puestas a la venta tras más de 200 años sin tener noticias de su paradero.