Nuestros amigos de Dusseldorf no pudieron sustraerse al influjo cervantino en su paso por La Roda haciendo el Camino de Santiago.
Ángel de Asturias no podía imaginar que encontraría un Quijote Samurai en nuestro pueblo.
Dulce, asturiana de procedencia y filóloga, no imaginaba este lugar lleno de joyas literarias en tantos formatos.
Nota divertida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *